5 Cosas que todo avivador debe saber

¿Sabías que el corazón de Jesús late por almas? Ahora ponte a pensar, si nisiquiera el 50% de Latinoamérica conoce a Cristo y Dios te ha llamado, entonces tienes mucho trabajo por delante.

Pero hay buenas noticias, no estás solo, de hecho hay 5 cosas que debes saber y que van a facilitar grandemente tu labor. A continuación las enumeramos:

1. Rendición total: El Pastor de la Iglesia no eres tú, es el Espíritu Santo; recuerda la promesa que nos hizo el Señor Jesús antes de partir de esta tierra: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” Juan 16:1.

La bendición está para ti, cuando oyes la voz de Dios para obedecerla. Muchos te van a hablar, muchas voces vendrán a ti, pero sólo debes oír la voz del Espíritu Santo. No argumentar, solo obedecer.

2. No con ejército, ni con fuerza: Tienes que saber que nunca vas a tener un Avivamiento si sigues métodos humanos. Recuerda lo que dice Zacarías 4:6b “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos”. No se trata de estrategias, ni dejarse guiar por el corazón, las emociones, o la razón. Lo único que debes hacer es traer la presencia del Espíritu Santo a tu vida, familia y ministerio, que de lo demás se encarga Él.

3. No tocar Su gloria: Las cosas maravillosas que pasan en tu vida, familia y ministerio, no las haces tú, las hace El Espíritu Santo. Esto es algo en lo que debes tener absoluta claridad: “Toda la gloria y la honra son únicamente de Él y para Él”.

4. Hambre y Sed de Él: En Mateo 9:1 dice: Entonces, entrando Jesús en la barca, pasó al otro lado y vino a su ciudad. Aunque Jesús nació en Belén, creció en Nazaret, en este pasaje se refiere a Capernaum. Y tal vez te preguntes ¿Por qué Jesús escogió a esta pequeña población de Galilea, para habitar allí? La respuesta es muy sencilla, en esta ciudad tenían hambre de Él, lo escuchaban por días enteros sin comer nada, lo deseaban más que a nada ni nadie.

5. Tener una relación con Él: El Espíritu Santo juró, hizo un pacto que estaría contigo, pero además está desesperado de amor por ti, te anhela celosamente. Él es una persona, no puedes usarlo, tener una experiencia y luego desecharlo. Debes tener una relación con Él.

Si hoy decides aplicar estos 5 principios, verás cosas que nunca antes pensaste ver, pues ya no será la realización de tus sueños, sino de los sueños que desde la creación Dios tiene planeados para ti.