/ Testimonio

Elegir buenas semillas, dará grandes frutos.🍃

Sandra Ríos y su esposo se encontraban pasando una difícil situación económica, pues él ganaba un salario mínimo y sus recursos no eran suficientes para cumplir sus sueños de familia.

Para noviembre del año 2017, les llegó una notificación por parte de un juzgado, por el atraso en 7 cuotas con el Fondo Nacional del Ahorro, el cual les había prestado para la adquisición de su vivienda. El panorama cada vez se veía más oscuro, pues una de sus hijas ya tenía 17 años y acababa de salir de la secundaria y ellos no tenían recursos para su formación universitaria.

En medio de ese camino desesperanzador donde sus sueños se tornaban cada vez más lejanos, se desdibujaba cualquier posibilidad en la vida de Sandra, su esposo y sus dos hijas.

Fue entonces cuando un domingo la pastora María Patricia Rodríguez, desafió la iglesia para sembrar una semilla que evidentemente daría su fruto en las vidas de aquellas personas que estaban pasando dificultad económica.

Sandra tomó esa palabra, se aferró a ella con todas sus fuerzas y con la fe de que algo nuevo pasaría a su favor, decidió llevar una ofrenda esforzada, “yo sabía que Dios haría memoria de mi casa, él trajo libertad a nuestras vidas”, sostuvo.

En diciembre del año pasado la llamaron del Fondo Nacional del ahorro para negociar la deuda y ellos sin tener nada en sus bolsillos decidieron creer, firmaron un acuerdo de pago y de los 7 millones que debían les rebajaron a 3 millones, que Dios les suplió de manera sobrenatural.

Por otra parte, su hija se había postulado para aplicar a una beca universitaria en un fondo de mejores bachilleres, a los cual Dios también le contestó otorgándole la beca completa por estudio de 4 años, con ayudas de 2 salarios mínimos para sus gastos.

Ellos están muy agradecidos con Dios, pues además pudieron formalizar su relación de años, casándose, con el respaldo económico de todo cuanto soñaban.

De todo esto les quedan grandes enseñanzas, una de ellas es que aquellos que son prisioneros de esperanza, no quedarán sin su recompensa, pues Dios les restituirá al doble, agregó Sandra.

Elegir buenas semillas, dará grandes frutos.🍃
Share this