¡Recupera lo que has perdido!

Hay un pasaje muy conocido por todos nosotros en Joel 2:25, en el cual Dios nos promete restitución. En la versión de la Biblia de las Américas dice así: “Entonces os compensaré por los años que ha comido la langosta,el pulgón, el saltón y la oruga,mi gran ejército, que envié contra vosotros”. Esa palabra compensar quiere decir: dar una cosa o beneficio para reparar un daño.

Desde niños todos hemos sido víctimas del ataque de Satanás sobre nuestras vidas y la promesa que Dios nos está haciendo, es que nos va a compensar por todos esos daños. Pero hay 2 cosas que tú debes hacer para que Dios te devuelva todo lo que has perdido:

1. Perdonar: Mirar hacia atrás sólo trae dolor, es por eso que debes mirar a Dios, pues tu bendición viene de arriba (He. 12:2). Así que es tiempo de que te despojes de toda esa carga, y sueltes a esa persona que te quitó tus esperanzas, te ofendió, te ridiculizó, te abandonó, te quitó el gozo, te quitó la honra, al que te robó lo que era tuyo y te arrebató tu lugar y tu bendición. Déjalos ir, perdónalos y mira para arriba porque de ahí viene toda la recompensa para ti.

“Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra” Sal. 121:1-2.

2. Usa las armas espirituales: Es tiempo de colocarte tu armadura e ir por lo que es tuyo. Haz uso de esas armas espirituales que Dios te ha dado y que el diablo no puede resistir: El nombre de Jesús, la sangre de Jesucristo, la ofrenda y la palabra de Dios.

El Señor no va a permitir que se metan con lo que es tuyo, Él se va a encargar de devolvértelo con bendición abundante, eso es restitución. Recuerda que al Dios al que sirves es justo y Él te va a compensar por cada daño que has recibido. Dios mismo recoge hoy esas lágrimas que has derramado, y en Sus manos,son como una semilla que fructificaráen bendición para ti.

Recuerda lo que Dios te dice hoy: "Te voy a devolver, te voy a compensar".