/ Avivamiento

El nuevo nacimiento trae consigo regalos y talentos escondidos

Liz siempre se caracterizó por ser una joven optimista que con valentía enfrentaba las dificultades de la vida, pero sabía que necesitaba un encuentro con Jesús y lo tuvo en el Centro Mundial de Avivamiento.

Ella sentía que las cargas pesadas sobre sus hombros no le permitían levantarse para mirar hacia adelante y aunque su personalidad detonante y emprendedora siempre le impulsaban a seguir, llegó un momento en que necesitó de alguien para hacer una metamorfosis en su vida.

Fue un domingo cuando Liz decidió ir al Centro Mundial de Avivamiento por curiosidad. Cuando entró sintió la presencia de Dios y enseguida hubo una conexión especial con él, “Yo lloraba, lloraba y lloraba, me desahogué y esas cargas que no me permitían ni levantar mi cabeza, desaparecieron. Enseguida vino una paz, que, hasta el día de hoy no me ha dejado”, sostuvo Liz con voz entrecortada.

De ahí en adelante no dejó de asistir a la iglesia, donde muy pronto aprendió a usar las armas espirituales como la oración, el ayuno, los botos en el altar para recibir los sueños de Dios en su vida.

La transformación en todo lo que hacía comenzó a ser evidente, muy pronto descubrió talentos que ella poseía y que no conocía, como la competencia en el automovilismo, donde inició participando y los frutos se hicieron presentes, vinieron medallas, trofeos; convirtiéndose siempre en el número Uno.

Sabía que el talento provenía de Dios, entonces aprovechó para escribir versículos bíblicos en su casco y cualquier lugar visible y así recordar todo el tiempo, que ella le pertenecía al dador de la vida.

Liz sabe que Dios es su mejor alimento por eso no se pierde las reuniones, pues siente que una manera de agradecerle y acercarse a él, es a través de la adoración, donde aprovecha para regalarle su corazón a través de palabras bonitas.

Su encuentro con Dios, le ha permitido ser más fuerte frente a las circunstancias y cuando las cosas que ha soñado no salen, no se frustra porque entendió que Dios tiene planes mayores; “ni las circunstancias, ni la gente, ni lo material, me pueden alejar de su amor”, sostuvo Liz.

Avivamiento

Avivamiento

Síguenos en @Avivamiento y encuentra más información en www.avivamiento.com

Read More