De mensajero a empresario

Jorge Isaac Gutiérrez trabajaba como mensajero en la ciudad de Bogotá, pero siempre estaba en su corazón el deseo de ser independiente y con esta petición fue a avivamiento al parque 2015, pidiéndole a Dios que le permitiera independizarse.

En el año 2016 decidió iniciar su propio negocio de repuesto para carros, en el 7 de agosto en el cual invirtió $500.000 (dinero que tomó de sus ahorros) y todo comenzó en una pequeña terraza en donde no tuvo que pagar arriendo. Este fue un tiempo en el que Jorge sintió temor ya que los otros negocios cercanos eran prósperos y él se sentía pequeño.

Jorge Isaac tomó la decisión de ir con fe a avivamiento al parque 2016 y recibió la palabra que Dios decretó para el año 2017 “el año de las más grandes conquistas”, una palabra a la cual se sujetó, creyendo que el señor prosperaría su negocio.

Con plena convicción Jorge Isaac puso el recordatorio que los pastores Ricardo y María Patricia Rodríguez repartieron en avivamiento al parque 2016 y todos los días declaraba que el 2017 era el año de sus más grandes conquistas. En marzo de 2017 las ventas en el negocio comenzaron a aumentar y se convirtió en el más grande del sector. Pero Jorge afirma que en su corazón está la certeza de que Dios quiere entregarle cosas mucho mayores de las que él imagina. Por eso este año en avivamiento al parque va a dar un salto de fe por todos los sueños que anhela cumplir en el año 2018.

Lo que pides recibes

Uno de los desafíos de este año en Avivamiento al Parque es pedir sin límites y específicamente, como fue el caso de Carol y Raúl Cruz una familia que ha vivido el año de las más grandes conquistas, en este 2017.

Blog Avivamiento: Bienvenidos gracias por contarnos su testimonio.

Carol Cruz: A ustedes gracias, que lindo poder estar con ustedes y contar nuestro testimonio.

Nosotros vivíamos en la casa de mis padres, en una habitación y de allá nos sacó el Señor.

El año pasado fuimos al parque y le pedimos al Señor una bolera, no teníamos el dinero, no teníamos los recursos y el Señor nos regaló esta bolera, fue un milagro.

Raúl Cruz: Yo desde niño trabajé en bolos, mi padre tenía boleras, yo paraba pines,  siempre quise tener mi bolera, hace tres años empecé a pedirle al Señor unas máquinas y el Señor me dio las maquinas, pero no me dio la bolera, entonces cambié la petición, fui al parque y le pedí una bolera y aquí esta, es respuesta de la conquista y del año de las más grandes conquistas.

Blog Avivamiento: Felicitaciones, pero no solamente fue la bolera, ustedes tenían una IPS y como algunas EPS del país estaban en quiebra, su IPS también estaba en quiebra, ¿qué milagro hizo el Señor con ustedes en esa área?

Carol Cruz: El Señor nos dio la bolera, nos restauró la IPS, nos dio un edificio propio para la IPS, tenemos más de 200 empleados, nos ha bendecido, nos dio nuestra casa, nuestro carro, ha sido Dios, no le debemos nada a nadie.

Blog Avivamiento: Felicitaciones, definitivamente el Señor resucitó sus sueños muertos, así que nos vemos en el parque…

Carol Cruz: Si por favor no dejen de ir, el Señor no tiene límites solo vayan y pidan.

 

 

¿Cuándo daré mi testimonio?

Blog Avivamiento: Preguntas y más preguntas rondaban la cabeza de Diney, una joven que en Avivamiento ha sido muy bendecida, hoy nos acompaña para contarnos su testimonio Diney, bienvenida.

Diney Gómez: Gracias para mí es un honor estar aquí honrando al Señor, Él me abrió una puerta grande y yo he visto al Señor.

Blog Avivamiento: Empecemos por donde debe ser ¿Cómo conociste del Señor?

Diney Gómez: Mi familia siempre ha sido cristiana, yo de verdad no muy comprometida, veía el canal pero nunca venía, hasta que un día llegué, recuerdo que fue un viernes, hace 10 años y desde entonces estoy enamorada del Señor.

Blog Avivamiento: En tu caminar con el Señor, Él abrió una puerta de mucha bendición, ¿cuéntame qué ha hecho Dios por ti?

Diney Gómez: Yo tenía muchos sueños, estudiar, mi trabajo, pero siempre había muchas luchas, no conquistaba nada. Sin embargo, seguía clamando, diezmando, sembrando, levantando votos, siempre veía los testimonios y me preguntaba cuándo me tocará a mí, cuando daré mi testimonio. En el parque le pedí al Señor un milagro, y un día de este año, el Señor me dio un trabajo como se lo pedí, yo manejo mi tiempo, puedo venir a la iglesia y servir, tengo mucha libertad económica y ha sido Dios, sin título profesional, ni experiencia laboral Dios respondió a mi petición que hice en el parque.

 Blog Avivamiento: Dios responde a nuestras peticiones, felicitaciones.

Diney Gómez: Si Dios responde, nos sostiene y nos bendice.

Blog Avivamiento: No importa si hay sueños muertos, demos un salto de fe y vamos todos al parque por nuestras bendiciones, nos vemos el 29 de diciembre a las 5pm, en la plazoleta de eventos del parque Simón Bolívar porque así como Diney estaremos dando cientos de testimonios de todas respuestas que el Señor nos dará en Avivamiento al Parque.

 

Manera inusual en el momento de encontrarse con Dios

Yeimy Paola venía de una familia disfuncional, donde había perdido a su papá a la edad de 6 años, sufrió el abandono por parte de su madre, lo cual le llevó a crecer al lado de su abuela, quien suplió sus necesidades básicas, pero con fuertes carencias afectivas.

Llegó al Centro Mundial de Avivamiento por una invitación especial. Para ella la reunión transcurría de manera normal, cuando el pastor Ricardo Rodríguez hizo el llamado a salvación, Yeimy pasó adelante sin imaginar lo que estaría por experimentar. Luego de hacer las oraciones de fe, comenzó a hablar en otras lenguas, sentía el fuego de Dios, no podía parar de temblar y se sentía embriagada.

“Fue una manera inusual de conocer a Dios, pues iba por primera vez a la iglesia” sostuvo Yeimy.

De ahí en adelante comenzó un proceso en su vida de perdonar a las personas que habían acabado con la vida de su padre, a su madre por haberla abandonado, el deseo de morir desapareció; pues meses atrás había planeado consumir una sobredosis de medicamentos y tenía previsto pedirle a un familiar que se quedara con su hijo de 7 años para lograr su objetivo, pero Dios usó la tv como distractor para evitar ese momento.

“Llegué como un hijo pródigo, solo necesitaba que Dios pusiera su mano sobre mí y lo hizo de una manera inesperada” agregó.

Dios sanó su alma y pudo perdonar, llenó vacíos, quitó cargas, se llevó la tristeza de su corazón.

Hasta el día de hoy, El Señor ha estado presente en cada situación pues no le ha faltado nada. Ella decidió poner a Dios en primer lugar antes que cualquier cosa y su mayor pasión es depender de su voluntad, lo cual le ha traído grandes bendiciones en todas las áreas de su vida.

“Hoy doy gracias a Dios por haberme guardado, todos los días pienso de lo que me estaría perdiendo si hubiese cortado con mi vida, pues ahora valoro que todo a mi alrededor tiene colores, matices. Depender de él hace que todo sea diferente, es ver que cuando Él toma el control sabe hacerlo perfecto, pues todo lo puede” -sostuvo Yeimy Paola-.

Ella se siente feliz y expectante pues sabe que Dios abrirá camino con bendiciones inesperadas en este tiempo.

Un viaje directo al corazón – Testimonio

Amparo tenía muchos vacíos en su alma, anidaba heridas y esperaba ser acogida abrazada y sanada por el Señor, a quien hacía ocho años había dejado de lado, para ir tras el mundo oscuro donde muchas trabajadoras sexuales, deben someterse a una vida que ellas no quieren llevar.

Inducida desde hacía ocho años por el padre de su hijo, llegó Amparo al mundo de la prostitución, donde no quería estar, “me despertaba cada día y le decía al Señor, sácame de este lugar, en ocasiones pensaba ¡Basta! , era demasiado complicado cargar el peso del dolor, rencor, experimentar la angustia de pensar en que me pasara algo malo, porque tenía 2 hijos pequeños por los cuales velar, era sentir desespero de pensar que me tenía que levantar y enfrentar otro día más que se hacía eterno”- sostuvo Amparo-
El llegar a casa era su refugio, de su corazón florecía un amor dulce para con sus hijos y se convertía en niña junto a ellos.

Llegó el momento en que se separó del papá de su hijo y comenzó una nueva relación con Andrés, un hombre que descubre su condición, pero que decide amarla.

“Mi vida emocional era inestable, no creía en los hombres y me costaba trabajo llevar una nueva relación porque mi corazón estaba roto y con la autoestima por el piso” –agregó Amparo-
Pese a que estaba perdida, le seguía clamando al Señor que la sacara de allí y luego pensaba que Dios no la escucharía.

Llega una difícil situación para Amparo, pues su madre muere y es ahí donde ella reacciona, toma la decisión radical por no volver a su labor diaria pase lo que pase, y sostiene:” fue una decisión difícil porque le estaba quitando el dominio a satanás que tenía sobre mi vida, pero estaba decidida a hacerlo pasara lo que pasara.

Decide contarle a su pareja acerca de ese secreto que ella con vergüenza guardaba, pero él ya estaba enterado y es ahí donde le brinda un hogar a ella con sus pequeñitos, le dijo que la amaba y que no recordaría su pasado porque ella valía mucho.

Pasaron procesos difíciles, pues él también llevaba una vida desordenada, pero su hermana le invitó a Avivamiento, donde la vida de Andrés fue transformada y fue así como Dios le usó para traer a su esposa a este lugar; ella al comienzo se resistía, pero decidió asistir por obediencia y Dios comenzó a cautivar su corazón a través de cada palabra que salía de nuestros pastores, “Cada promesa era magnífica y después no me quería ir “sostuvo.

El cambio fue radical para todos como familia, su esposo es el sacerdote, proveedor de la casa, ella se dedica a los niños y su mayor anhelo es poder rescatar para el Señor a muchas mujeres que están en esa condición que ella un día estuvo.

La semilla que llegó a ser un buen árbol

Natalia Aldana creció en una familia de creencias tradicionales, donde sus padres le suplían las necesidades básicas, pero no recibió el amor que necesitaba.
De esta manera, inició contando su historia en los estudios de Aviva 2, cómo a la edad de 15 años llevaba una vida desordenada rodeada de fiestas, licor y hasta trató de quitarse la vida en 4 ocasiones; lo cual tenía a sus padres preocupados, quienes, en medio de su confusión, le golpeaban, sin entender la actitud de su hija.

“Para mí la vida no servía, no le encontraba sentido a lo material, ni a los amigos entre otros. Recuerdo que me gustaba la música metálica y oía la voz del enemigo diciéndome que le sirviera, mientras la relación con mis padres cada día iba peor”
– dijo Natalia_

“Vivía en el Tolima y unas señoras iban a mi casa a hablarme de Dios y yo les echaba los perros, pues era anti religión y mucho menos eso de usar faldas largas con normas impuestas; sin embargo, sé que Dios tenía algo conmigo y yo no lo entendía”. -agregó-

De otra parte, su tío pastor iba a su casa con su esposa e hijos y le enseñaba la palabra. Para Natalia era extraño verles como compartían en unidad y amor, había algo especial en ellos; pero jamás imaginó que esa semilla daría su fruto. Un día viajó a la ciudad de Bogotá y su hermana mayor quien era cristiana le invitó a una iglesia; sin embargo, ella regresó a su pueblo y allí conoció a quien más adelante se convertiría en su esposo, proveniente del Centro Mundial de Avivamiento. Él la trajo a este lugar y aquí encontró las puertas de su salvación, ese ser maravilloso que llenó los vacíos de su alma, estaba aquí para darle la bienvenida y andar con ella un camino que la ha llevado a grandes victorias. Recibió liberación, sanidad interior “a veces no sabemos qué personas estén orando por nosotros, pero un día esa semilla brotará en un maravillosos fruto” y en mi caso, fue mi tío pastor quien se puso en la brecha por mí, aun cuando toda mi familia pensaba que ya no había nada que hacer por mí –Agregó Natalia-

Actualmente tiene 20 años, sirve en el Avivamiento y al finalizar esta entrevista concluyó diciendo que detrás de cada circunstancia hay un propósito, aunque a veces las personas no puedan entenderlo; es solo ir a la iglesia donde sin duda les recibirá un Dios real que transformara sus vidas a través de su amor.

La mejor palanca es el Señor  

Hoy tenemos un poderoso testimonio, se trata de María García, una joven de tan solo 24 años que ha visto la mano de Dios a su favor.

Blog Avivamiento: Bienvenida

María García: Muchas gracias por la invitación

BA: ¿Cómo conociste del Señor?

MG: Yo estaba en bachillerato, sufría de anorexia y en medio de todo venía a la iglesia, pero solo en épocas especiales, así que no recibía porque era muy escéptica.

BA: ¿Y cómo llegaste a ser anoréxica?

MG: Yo me sentía sola, me sentía vacía, tenía muchos huecos en mi vida, así que opté por dejar de comer y con el tiempo fui a psicólogos, pero solo el Señor me quitó ese vacío, Él fue el único que pudo llenar los vacíos de mi corazón y sanarme.

BA: Y en medio de esa situación ¿cuándo dijiste: Señor te necesito?

MG: Yo no tenía fe, pero un día vine, necesitaba un trabajo con prestaciones de servicios, un trabajo que fuera bendición, así que hice un voto, la verdad no creía, pero hice el voto y al mes el Señor me abrió una puerta en una empresa muy importante del país, allí tuve cuatro ascensos.

BA: Qué bendición, pero sabemos que hay mas cosas para contar…

MG: Conmigo todo era diferente, todos eran profesionales y yo no, todos tenía hijos, experiencia y yo no, pero siempre me tenían en cuenta, me preguntaban usted qué opina, siempre fue el Señor…

Me acuerdo que un día, hace como dos años me iban a echar y yo vine un viernes traje un voto al altar y al otro día me llamaron y me dijeron: te vamos a ascender.

BA: Definitivamente esto solo lo hace el Señor, pero cuéntanos ¿qué más pasó?

MG: Hace un tiempo quería un carro, oré, le dije Señor regálame un carro, yo lo iba a sacar con deuda, pero al domingo siguiente el pastor predicó de la deuda y supe que así no era, la verdad me fui triste a la casa porque ya no iba a tener mi carro como lo había planeado, pero decidí obedecer, levanté votos y al poco tiempo tuve mi carro sin deuda, como decimos en Colombia lo pagué uno sobre otro.

BA: El Señor te dio el trabajo, te dio ascensos, carro y ¿qué más te dio?

MG: En un servicio el Señor dio una Palabra, el pastor habló acerca de una empresa propia, yo siempre oraba al Señor para que me bendijera, di un voto en el altar y el Señor me regaló una empresa de embellecimiento automotriz, ha sido Él quién me ha bendecido.

Mis ingresos se han aumentado y he visto el cumplimiento de lo que dice la Biblia acerca de buscar el reino de Dios y que todo vendrá por añadidura.

BA: Dios es bueno, el Señor cumple lo que nos promete ¿Qué le puedes decir a los jóvenes que están orando por su bendición?

MG: La mejor palanca es el Señor, Él lo lleva a uno tan alto como Él quiere.

Cien veces más

Cien veces más recibió Andrés Pérez un joven que a los 25 años ya es empresario y ha visto la bendición de Dios sobre su vida.

BLOG AVIVAMIENTO: Hoy estamos con Andrés Pérez, quien llegó hace más de 9 años a la iglesia, bienvenido.
ANDRÉS PÉREZ: Gracias
B/A: ¿Cómo llegó a la iglesia?
A/P: En mi colegio el tema de la drogadicción siempre fue mi fuerte, cuando estaba en décimo grado, vi como muchos de mis compañeros entraron a ese mundo, empezaron por marihuana y terminaron en bazuco. Pero siempre me guardó el Señor, lo poco que conocía de Él me guardó de ese mundo.
B/A: ¿Cómo conoció del Señor?
A/P: Por Disidencia llegué a la iglesia, cuando entré sentí la presencia de Dios y dije este es Dios, así que empecé a venir, pero venía cada dos o tres meses. Pero un día, empecé a venir fielmente, deje lo que no me convenía, deje lo que no le agradaba al Señor y empecé a venir al discipulado, aprendí principios como el servicio, el diezmo, la ofrenda, la sanidad…
B/A: En este milagro se puede ver como Dios es quien realmente trae las personas a la iglesia y es quien les bendice, pero cuéntenos su milagro de provisión, porque sabemos que hay muchas cosas que ha hecho el Señor.
A/P: Poco a poco el Señor fue formando mi corazón, yo tenía 18 años, no tenía una buena relación con mi mamá, un día me sentí tan sólo, que lo único que pude hacer fue postrarme y llorar, recuerdo que sentí la voz de Dios que me dijo: no estás solo. Y al poco tiempo mi mamá vino para un día de las madres a la iglesia y por una situación que ella vivió, empezó a venir a la iglesia. Un tiempo se quedó sin empleo, pero el Señor siempre nos proveyó y a las semanas mi mamá obtuvo un trabajo en el que el Señor la puso por cabeza.
B/A: Felicitaciones, pero cuéntanos ¿qué más pasó?
A/P: El Señor me abrió puertas para hacer mi carrera en una de las mejores universidades del país, y en medio de ella dejé amigos que eran del mundo y comencé a obedecer a Dios. Siempre vi la mano del Señor, hice mi tesis con dos multinacionales aquí en Colombia, me gradué y llegó mi primer empleo, tenía a mi cargo personas, estaba muy bendecido por el Señor, allí tenía una camioneta para mí, dirigía el área de importaciones de la empresa.
B/A: Que bendición y ¿qué más pasó?
A/P: Cambié de trabajo y el sueldo se duplicó, después otra vez cambié de trabajo y también se duplicó mi sueldo, hoy ganó cuatro veces más de lo que ganaba antes y si hago cuentas gano 100 veces más de lo que ganaba cuando conocí al Señor.
B/A: Estas cosas solo las puede hacer el Señor y les cuento Andrés es muy joven, precisamente me gustaría que le dé un mensaje a esos jóvenes que le están escuchando en este momento.
A/P: Que busquemos al Señor, que Él quiere sanarnos, que Él va a darnos bendición. En mi caso, soy la primera persona que me gradúo de una universidad en mi familia, soy el único que tiene una empresa y también soy el que tiene el sueldo más alto de toda mi familia, que es numerosa, pero si Dios lo hizo conmigo también quiere hacerlo contigo.
B/A: Muchas gracias Andrés, tan solo 25 años, pero ha visto la mano de Dios.
A/P: Gracias a ustedes.

Una puerta en medio del callejón sin salida

En Avivamiento se contestan miles de llamadas diariamente; personas con diferentes necesidades, que se comunican para pedir oración en sus momentos de crisis.

Fue así como, un día recibimos una llamada de Raúl Patarroyo, quien solicitó oración; pues estaba detenido en la cárcel de Valledupar, condenado a 48 años de prisión.

Raúl, un hombre de 35 años, separado y padre de 4 hijos, tenía una meta en su vida. Su mayor sueño desde niño, infundido por su padre, fue hacer la carrera militar; algo que él admiraba.

En su edad adulta Raúl logró su objetivo ocupando el rango de sargento viceprimero del ejército Nacional de Colombia. En medio de su carrera no faltaron los tropiezos.

“En enero de 2011 yo ya tenía varios procesos de orden disciplinario y recibí una notificación para declarar en Valledupar el 28 de noviembre de ese mismo año, en esa audiencia se presentó un testigo falso, motivo por el cual fui llevado a prisión. Junto con mis otros compañeros, pusimos todas las instancias jurídicas posibles y todas las perdimos. Ya no había esperanza alguna, no tenía salida, mi futuro, carrera, mis hijos… Todo se veía oscuro” –dijo Raúl-

“En medio de esta situación, me dan la oportunidad de estudiar administración de empresas, lo cual me permitía tener acceso a internet para la elaboración de mis trabajos. Nunca olvidaré ese día en el que sentado frente al computador hice clic a lo que cambiaría mi vida para siempre. Me encontré con un video del pastor Ricardo Rodríguez, sentí como si Dios mismo me hablara, comencé a llorar, fue algo tan real, más real que los compañeros con los que compartía a diario. La predicación se llamaba “Dios abre camino donde no lo hay”.

“Solo Dios sabía que yo no tenía salida, ese día para mí fue transformador y todo comenzó a cambiar” – agregó Raúl-

De una manera inesperada su hogar se restauró, se sanaron las heridas y comenzó un nuevo camino, tomado de la mano de Dios

En el año 2013, salió la sentencia por 48 años de prisión, sin opción de apelación a esa decisión.

Adicional a esto, Raúl había sido diagnosticado con 4 hernias discales que le causaban mucho dolor. Pero para ese momento, él ya tenía una esperanza.

“Me aferré al Señor, llamé a la iglesia Avivamiento, pedí oración y esperé en Él” -sostuvo Raúl -. La palabra dada por el pastor Ricardo Rodríguez era: “Vengo con tres promesas para el Avivamiento, otra vez abriré camino en la soledad, él dará ríos y derramará de su Espíritu sobre tu generación, (basado en Isaías cap 43 vers 19).

Durante ese tiempo en Colombia, se comenzaron los acuerdos de paz, Dios cambió las normas a favor, usando este proceso para instaurar nuevas leyes que beneficiaron a Raúl, quien ya tenía una condena.

El Señor hace lo sobrenatural. Esta legislación, cobijó al resto de personas implicadas. Queremos resaltar que, por causa del justo, Dios bendice al impío y es así como el 30 de agosto de 2017, quedó en libertad y ya está haciendo los trámites para finiquitar todo proceso que le quitó su libertad.

“El viernes 15 de septiembre, tuve la bendición de estar por primera vez en el Centro Mundial de Avivamiento, fue una experiencia maravillosa y nuevamente sentí la gloria de Dios, pero en esta ocasión tocó mi cuerpo y todo dolor causado por las hernias discales, en un instante desapareció”.

“Hoy vuelvo a Duitama para reunirme nuevamente con mi familia, tengo un gran reto por delante y es compartirles a ellos de ese Cristo que un día me tocó y todo en mi vida cambió”.

Dios derrotó el monstruo de la depresión

Heidi Marcela Ballén vivió días oscuros rodeados de temor, que le afectaron su estado de ánimo, lo cual le desencadenó una profunda depresión que le impedía relacionarse con otras personas, trabajar, estudiar o llevar a cabo las labores del hogar; pero semanas atrás recibió sanidad a través del canal ABN T.V.

Cada mañana era un suplicio levantarse, el desasosiego, la desesperanza y frustración eran su acompañante del día a día. ¿Este tormento en su alma, le impulsaba levantarse para ir por ayuda?

Se ponía un abrigo y corría a urgencias médicas en busca de un apoyo médico, sin embargo, la solución no era la más alentadora, medicamentos para controlar la ansiedad, que finalmente Heidi decidía no consumir para no llenar su cuerpo de fármacos que la volviesen dependiente.

La amargura se apoderaba de ella y el hacerse la sufrida para generar compasión, poco a poco fueron acabando con su independencia.

El pasado domingo primero de septiembre estando en su casa pasando canales, se encontró con la segunda reunión, donde en la ministración el Pastor Ricardo Rodríguez dio una palabra diciendo que El Señor estaba haciendo libre a muchas personas que padecían de depresión y fue ahí cuando Heidi se aferró con todas sus fuerzas a ese bote, pues sabía que era una segunda oportunidad que Dios le estaba entregando y que si no la tomaba se hundiría en lo más profundo para enterrarse en la destrucción. “Tomé la palabra, la creí comencé a vomitar por más de 1 hora, sabía que estaba recibiendo liberación” sostuvo.

Fueron 60 minutos, donde Dios trabajó en ella, llenando vacíos emocionales que le estaban causando esa depresión.

Llegó el momento donde fue inundada por una paz inexplicable, que le invadió devolviéndole la risa que por años no había tenido, los pensamientos de muerte se fueron de su vida y ahora solo quiere servirle a Dios y aprovechar cada instante al lado de su hija para recuperar tantos momentos únicos que perdió por haber estado aislada en ese mundo de desesperanza del que Dios le acaba de rescatar.