La brujería y el ocultismo afectan cada vez más a los creyentes, quienes han caído en prácticas que aseguran no se ven “tan mal” pero son puertas abiertas que tienen en sus vidas. Por desconocimiento, en muchas ocasiones los hijos de Dios han adoptado modas, tradiciones o acciones en las que poco a poco van cayendo en el mundo de la brujería.

Algunas de las más comunes son: astrología, adivinación, invocación de ángeles, encantamientos, magia, médiums, agüeros, señales, hechicería, mándalas, atrapa sueños, aromaterapia, películas, literatura o música en las que se practican muchas de estas actividades que la Biblia nos llama a rechazar.

En su programa, Café con Dios, la pastora Ma. Patricia Rodríguez recordó el pasaje que encontramos en Deuteronomio 18:12-14 que dice: “Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios”.

Si te lo perdiste aquí puedes verlo: