¿En qué ocupas tu tiempo?

Aunque es una sencilla y corta pregunta, si se responde de manera consciente y seria, puede dejar como resultado un sin número de conclusiones que hoy mismo nos llevarían a tomar decisiones radicales en nuestras vidas.

Investigadores, especialistas, psicólogos y grandes hombres de Dios han dado respuesta a este interrogante, llegando a las siguientes conclusiones y datos comprobables que te dejaran completamente asombrado.  

  • En el siguiente video, se entrevista a seis parejas de amigos y familiares que no pasan mucho tiempo juntos debido a sus horarios y ubicaciones. Cada persona habla sobre sus relaciones y por qué su tiempo juntos es limitado, pero el momento realmente impactante llega cuando el entrevistador les hace preguntas básicas: sus edades, dónde viven, cuántas veces al año se ven entre sí y por cuánto tiempo. - para determinar cuánto tiempo les queda estadísticamente. Tendemos a suponer que tendremos un montón de tiempo para hacer las cosas que nos hacen felices; para pasar el tiempo con las personas que amamos, pero la realidad no es así.
  • Las redes sociales están presentes en nuestra búsqueda de empleo, en las relaciones interpersonales y, en definitiva, en el día a día. Las ventajas que nos reportan son numerosas, aunque un uso excesivo puede desembocar en dependencia hacia a ellas.
    Muchas veces no somos conscientes del tiempo que pasamos en redes sociales. Precisamente en eso se centra un estudio de Mediakix, los resultados compararon el tiempo que pasamos en las redes sociales con otras actividades básicas como alimentarnos o socializarnos con los demás cara a cara. Las conclusiones del estudio no dejan lugar a dudas: dedicamos más tiempo a estas plataformas que a comer o beber y que a nuestro aseo personal.
  • Billy Graham, uno de los más grande evangelistas, a los 92 años en una entrevista, responde a la pregunta: Si Graham hubiera tenido la oportunidad de volver a vivir su vida, ¿Qué cosas haría de manera diferente o qué cosas cambiaría?

Estudiaría más, oraría más, viajaría menos, aceptaría menos compromisos para hablar en público. Acepté demasiados en demasiados lugares por todo el mundo," dijo. "Si tuviera que hacerlo todo de nuevo, pasaría más tiempo meditando y orando y simplemente diciéndole al Señor cuánto lo amo y lo adoro y anhelo el día en que vamos a pasar la eternidad juntos.”

En la vida de cualquier creyente, lo que realmente debe importar es lo que Dios piensa de él, ¿Cuánto tiempo de le dedicamos al más importante? Recordemos que la Biblia dice:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”—le respondió Jesús—. Este es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a éste: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Mateo 22:37-39

De corazón podemos pensar que lo estamos cumpliendo, pero a la hora de compararlo con la realidad nos damos cuenta que esas palabras y ese amor que profesamos a otros, se van con el viento, pues las cosas no radican en lo que se afirma sino en lo que se vive y se demuestra con hechos, siendo el tiempo el medidor determinante.

No es comunicarnos solo por redes, sino es dedicar ese tiempo de calidad y cantidad a aquellos que amamos, se trata de despegarnos del mundo virtual y mirar a los ojos más a menudo a aquellos que consideramos nuestro motor de vida. Todo se trata de cultivar una relación, separar tiempo y demostrar con hechos, lo que se dice que se siente.

Reserva un tiempo para buscar a Dios, en el cual puedas leer Su palabra, meditar en ella, en Su grandeza y en Sus poderosas obras. Esa meditación te llevará a la oración, y luego, sólo calla delante de Él contemplándolo, pues allí es donde Él encenderá la pasión y la fe en ti. ¡Sabrás lo que es tener comunión con Él!

                              Pastores Ricardo y María Patricia Rodríguez

Dios debe ser nuestra prioridad, el primer lugar en nuestro corazón, pensamientos y por supuesto nuestro tiempo

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” Mateo 6:33