/ conquista

Temporada de Conquista

Israel no entró a la tierra prometida cuando pudo hacerlo, y tuvo que pasar muchos años en el desierto, pero en este pasaje, vemos como comienza una nueva temporada. Así que, si no has podido entrar en la bendición, debes saber que llegó una nueva temporada.

El Everest es el monte más alto que hay en la tierra, y estaba el reto de quién lo conquistaría, las naciones estaban en esa lucha. Así que una vez le preguntaron a un grupo de alpinistas ¿Por qué el Everest? Y ellos contestaron: “Porque está ahí”. Ahí está ese monte y hay que conquistarlo. Muchos intentaron llegar allí y no pudieron, se hablaba que era imposible y que el oxígeno no alcanzaba, pero dos hombres Edmund Hillary y Tenzing Norgay en la mañana del 29 de mayo de 1953, se levantaron para enfrentar este reto, y lo llamaron: “EL DÍA DEL ASALTO FINAL”. Después de 1953, ya más de 6.000 personas han subido a la cima del Everest.

Quizá hoy sea el día del asalto final para ti, el día de la conquista, el día en que se acaba el imposible para ti. En tu familia y conocidos, en nuestros medios de comunicación, escuelas y colegios, se nos ha sembrado palabras negativas de no se puede, no es posible, no es para nosotros, y nos impiden nuestras conquistas, no creemos que las bendiciones sean para nosotros, no podemos alcanzar las promesas, hay algo dentro de nosotros que nos lo impiden. Las bendiciones de Dios, la sanidad, la libertad, el tener una familia. Están ahí, por eso, si preguntas: ¿Por qué hay que conquistarlas? La respuesta es: Porque están ahí, por eso hay que conquistarlas.

Tal vez dices, yo no puedo, yo no tengo la habilidad, no tengo la destreza, soy torpe, o quizá son tus pecados, crees que no tienes derecho, de pronto te dicen que no es posible tener un avivamiento, o que la enfermedad la envió Dios y deben dar gracias y aceptarla, o que tu situación económica y tu ruina es algo bueno; de pronto se te dijo que hay terrenos que no son para ti. Quizpa dices, yo no puedo tener una casa porque mi empleo no es muy bueno, no hay los recursos, ¿Por qué no? ¿Por qué no puedes tener un auto o un buen empleo? ¿Por qué no puedes conquistar? ¿Por qué? Las promesas están ahí, y si Dios lo prometió, Él lo cumplirá.

Hoy traemos 4 armas con las cuales vas a poder conquistar:

  1. Fe: Están basadas en la fe, porque “esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe” 1 Juan 5:4. Una fe basada en la palabra de Dios, no es una fe positiva, no es un pensamiento positivo, sino que es fe en la palabra de Dios. Fe en las promesas de Dios.

  2. Ofrenda

  3. La oración

  4. La unción: Moisés recibió una unción para sacar a Israel libre del cautiverio, pero Josué en el capítulo 39 de Deuteronomio dice que fue ungido con sabiduría, ungido para conquistar.

Hay una unción para conquistar, es el poder del Espíritu Santo que está disponible para el que cree. Dilo: “yo quiero esa unción para conquistar”.

Temporada de Conquista
Share this